Culto a Iemanjá

Como es tradicional cada 2 de febrero, las tranquilas aguas de la Bahía de Maldonado aguardan expectantes la llegada de miles de fieles ataviados con blancos y celestes al son de cánticos, colores, ofrendas y la fidelidad manifiesta del culto de Iemanjá. Con profundas raíces que se pierden en los tiempos en el continente africano, la celebración alcanza las costas de la Playa Mansa en las Paradas 19 y 24 para rendir tributo a la Diosa del Mar en un encuentro de sublime belleza con velones dibujando la noche en la arena, al ritmo de danzas rituales que desafían la credulidad del profano, subyugado por la belleza simple de la religión colectiva. Sábado 2 de febrero, después de la puesta del sol.

Deja un comentario