Las velas de Mailhos

MUELLE MAHILOS

Como solían hacer, marcados a veces por algún mejillón que sellaba la pertenencia al que no cruzaba calzado y bañados incansablemente por las aguas de la Mansa, los amigos de Mailhos sorteaban las afiladas piedras y pasaban el “pozo”, ansiosos por llegar al banco de arena que aún resguarda el lugar. Generoso, el dueño de casa construyó un muelle que aseguraba diversión burlando las rocas, sin saber que estaba gestando un enorme pedacito de identidad que abrazaría generaciones. Hoy, la feliz idea de rescatar ese patrimonio emocional y cultural de aquel Punta del Este sin rambla, celebra su aniversario una vez más, colocando entre todos, un icónico sendero de velas que lleva hasta el nuevo muelle, guardián de su memoria. La cita, de enorme significado para lugareños y veraneantes, es el 10 de febrero, apenas se ponga el sol.

Deja un comentario