Libres como el viento

libres como el viento

En los brazos del viento y con la adrenalina siempre a pleno, usando las corrientes ascendentes dinámicas que pegan en la Sierra de la Ballena o aprovechando en un vuelo térmico las masas de aire caliente que tienden a subir, como suele verse en los cerros de Pan de Azúcar, estos cultores de un estilo de vida al aire libre, como gustan definirlo, sobrevuelan suavemente en sus parapentes pintando el paisaje. “Acá en Punta Ballena es muy seguro para aprender y volar pues aterrizamos en la playa. Comenzamos inflando la vela en la costa y cuando tenemos dominio, nos autorizan a volar. Tenemos a Ramón, el instructor, para aprender a volar con o sin motor, en tándem”. Con vientos desde 15/20 km, suelen elevarse unos 200 metros sobre la costa y a 2.000 o más cuando vuelan los cerros. Más info en Face ASUP o en www.avolaruruguay.com

Deja un comentario