Zona Islas

Ambas con historia y atractivos propios, La Isla Gorriti y la Isla de Lobos una a cada lado de la península

de Punta del Este anuncian la salida y la puesta del sol en el Océano Atlántico y el Río de La Plata respectivamente.

Isla Gorriti

Ubicada a sólo 2 kilómetros de distancia de la Península, La Isla Gorriti se encuentra en las aguas del Río de La Plata, con una superficie de 21 hectáreas fue desde el principio del siglo XVI refugio de piratas y navegantes Españoles, Ingleses, Holandeses y Franceses.

Por su ubicación estratégica en esta zona del nuevo mundo despertó el interés y disputa por su posesión  de Españoles y Portugueses; fueron levantadas cuatro baterías de cañones, cuarteles y polvorines en la época de la colonia que conjuntamente con otras dos instaladas en la costa de la Bahía de Maldonado protegían el acceso a tan importante bastión comercial enclavado entre la península y la isla.

Con el paso del tiempo se instala la Factoría de la Real Compañía Marítima con fines comerciales basados en la pesca y la industrialización de la caza de ballenas y lobos marinos.

La Isla fue bautizada con varios nombres desde su descubrimiento, “Isla de Las Palmas”, “Isla de Maldonado” hasta que a mediados del siglo XVIII fue enviado a la isla , en ese entonces prisión,  el Capitán Don Francisco Gorriti de quién adopto su actual nombre.

Hoy, la mayor parte la isla está forestada con pinos marítimos y palmeras, los caminos y senderos conducen a las playas y a los vestigios de las construcciones de la época de la colonia.

Los navegantes aún siguen llegando a la misma pero no buscando refugio ni caza sino la posibilidad de disfrutar un paseo en un entorno maravilloso donde los deportes náuticos, la natación, el buceo, la pesca o el disfrute de las playas son la única preocupación.

La Playa Honda cuyo nombre proviene de la profundidad de la misma donde millones de pequeñas piedras se sumergen en el agua es destino obligado de los yates y veleros, la segunda opción es La Playa Puerto Jardín de arenas finas y costa rocosa desde donde se tiene una hermosa vista de Punta del Este.

En la Isla los paradores y fogones de uso libre están a la disposición de los visitantes.

Del pasado solo queda vestigios de piedra, historia y recuerdos, el presente invita al placer tanto a las personas como a las ballenas que han olvidado aquel antiguo peligro y han vuelto a este lugar tomándolo nuevamente como escala en su travesía.

Isla de Lobos

Ubicada a unos 12 kilómetros de distancia de la Península, La Isla de Lobos se encuentra en las aguas del Océano Atlántico, las corrientes existentes, las rocas y bancos produjeron a lo largo del tiempo numerosos naufragios desde que la  misma fue descubierta por Juan Díaz de Solís en el año 1516, entre otros Sir Francis Drake puso pie en la isla con el fin de aprovisionar su embarcación siendo uno de los afortunados que pudo continuar su travesía sin problemas.

En el año 1907 se erigió el Faro de La Isla de Lobos contando con 240 escalones que alcanzan una altura de 66 metros, la potencia lumínica de 25 millas marítimas de alcance lo hace ser considerado uno de los mas importantes en América Latina y esta entre los primeros del mundo, es la guía a las embarcaciones que ingresan y salen del Río de la Plata.

Esta isla de rocas y escasa vegetación de 41 hectáreas es habitat natural de una de las colonias de lobos marinos mas grandes del mundo.

Son dos especies en particular que cohexisten en el lugar, el Lobo Marino de 2 pelos y el León Marino, contando en ocasiones con algunas otras especies de la misma familia que los visitan tales como los Elefantes Marinos y focas entre otros;  así como también la gaviota cocinera que destaca entre las aves que allí pueden ser observadas.

En la actualidad estos animales están protegidos pero quedan en la isla las instalaciones, los corrales y los cercos donde se los encerraba para su faena, producto de la cual se vendía su piel, grasa y aceite.

Desde hace más de 10 años solo se capturan algunos ejemplares de Leones Marinos con el fin de enviarlos a zoológicos y parques temáticos marinos.

De la vegetación natural que soporta el clima invernal de la isla prevalecen dos tipos de cactus, líquenes y helechos entre otras especies de arbustos que fueron llevados por el hombre.

Las visitas a La Isla de Lobos parten desde el Puerto de Punta del Este y al llegar cientos de lobos marinos se acercan a las embarcaciones para curiosear y saludar a los visitantes, es aconsejable llevar cámaras fotográficas puesto que tanto en el mar como en las rocas se pueden sacar tomas inolvidables.

Los paseos a la Isla Gorriti e Isla de Lobos salen todos los días desde el Puerto.